Nuevo Reglamento General de Protección de Datos

Este nuevo reglamento legislativo tiene un alcance enorme: el comercio internacional e incluso nuestras relaciones se basan, cada vez más, en el dato que produce el enorme rastro digital que todos vamos dejando en Internet. Navegamos por Internet casi sin descanso y dejamos un rastro de información personal que supone un volumen enorme.

Entre otras obligaciones, el RGPD establece que las empresas e instituciones, de cualquier tamaño y sector, necesitarán el consentimiento expreso de los usuarios para poder disponer de sus datos y tendrán derecho a revocar esa autorización en cualquier momento. Por supuesto, cada organización deberá asegurarse de que la información personal de que dispone solo se utiliza para aquello previamente consentido por cada internauta.